domingo, 10 de diciembre de 2006

El Doblaje



En los últimos días he estado dándole vueltas al tema del doblaje en el cine y la televisíón en España. Me sorprende que jamás se haya suscitado un debate serio en la opinión pública, corren otros tiempos.

Los argumentos empleados por los defensores de esta artificosa técnica de oscurecimiento de interpretaciones son comprensibles solo si nos retrotraemos cuarenta o cincuenta años , la mayoría de los españoles de entonces, no sabían leer ni escribir, y a los distribuidores cinematográficos no les compensaba que sus películas fueran vistas por una culta minoría, igualmente los gobiernos, aprovechaban para censurar determinados diálogos, suavizándolos o acomodándolos a su conveniencia.

Hoy en día, todas las películas extranjeras pasan por los estudios de doblaje antes de su estreno aquí; en la televisión , sólo La 2 se atreve a emitir muy de vez en cuando y en horarios para noctámbulos, cine en versión original.

El año pasado conocí a un actor de doblaje y tuve una airada discusión con él, cierto es, que él vive de su profesión, y la ama, como me dijo, pero no fué capaz de entenderme a mi.

Le dije que el cine doblado nos roba lo más importante de la interprtación de un actor: su voz.

En la voz están los sentimientos, las emociones...


Dejo aquí un enlace interesante:
frente cinéfilo contra el doblaje, se podría hacer algo parecido en España.

4 comentarios:

woody dijo...

Estou de acordo contigo. A dobraxe é un pequeno atentado contra a interpretación dos actores e actrices, con ela o único que se consegue é restarlle calidade as películas. Entendo que nun tempo pasado tivera sentido empregar a dobraxe para que o público en
España puidera seguir o fío das películas, pero hoxe en día, pareceme completamente prescindible. É máis, penso que se as salas de cine en España empezaran a poñelas pelis en versión orixinal subtitulada o nivel de coñecemento de idiomas extranxeiros da poboación, unha deficiencia educativa da que se fala habitualmente nos medios, sería moito máis alto do que o é agora mesmo. Sen dúbida.

Balcius dijo...

Precisamente hace un tiempo tuve una interesantísima y edificante discusión con un director de doblaje y actor, que tenía el corazón dividido entre su perfeccionismo y dedicación a sus creaciones, y el amor por el cine, que le hacía preferir, él mismo, siempre la versión original.

Decía una cosa que me pareció muy graciosa: "imagínate una obra de teatro en la que los actores gesticulen, muevan los brazos y el cuerpo, incluso muevan los labios, pero que no hablen, sino que sean otros tipos los que hablen por unos micros y saliera todo por un par de altavoces; quedaría ridículo". Lo que queda ridículo en el teatro, sin embargo, no nos extraña en un cine... hasta que lo vemos en el extrangero. Si ves una película de acción en un cine alemán o italiano te partes de risa con esas voces, y la gente dice "qué malos son los dobladores aquí", sin saber que su tolerancia -inmunidad- al producto nacional es la que les hace notar la diferencia.

Entonces, hemos pasado de una sociedad que no sabe leer a una sociedad que no quiere leer, por... ¿comodidad? Dicen que les molesta tener que leer las letras, pero a mí me molesta también escuchar las mismas seis o siete voces todo el rato, multiplicando el efecto del Star System. Ahora bien, hay que distinguir...

El doblaje tiende a sustituír un montaje sonoro elaborado, con espacialidad (si el sonido está tomado directo en plano), medido y repetido hasta que el director dio su visto bueno, por otro hecho en un rato con dos tipos delante de un micro mirando a una pantalla, mucho más impostado y menos natural. Eso si la peli tenía actores que sonaran naturales, y el montaje sonoro original prestaba la más mínima atención a las voces, y no se centraba en explosiones, tiros y música efectista y tópica.

Quiero decir que puede que el doblaje funcione bien para algunos productos, que no hay que generalizar y decir que está muy mal el doblaje y hay que suprimirlo, simplemente no hay que confundir las pelis de Van Damme con, por ejemplo, películas de CINE.

OK? ;)

El argumento de aprender idiomas no funciona, no sé cuánto tiempo llevamos escuchando música en inglés en este puñetero país y sigue siendo un desastre.

framboss dijo...

hola colegas, me uno a la charla. Una pregunta, ¿aceptaríamos que se pintara el "Guernika" de Picasso de colorines?, pues lo mismo sucede con las películas dobladas. El cine como expresión artística debe ser ofrecida al espectador tal y como fue concebida por sus autores ( director, actores, etc ). Por lo tanto, las voces de los actores deben ser las suyas, poco importa que el doblaje en España presuma de ser de lo mejorcito cuando no son las voces originales. La voz de Marlon Brando en El Padrino es incomparable.

ciudadano narf dijo...

Hola Framboss, estoy completamente de acuerdo contigo y me gusta tu comparación con el Guernica. Para mi con el doblaje se pierde la esencia de la interpretación, una película doblada es una película mutilada, perdón por el pareado XD.